Lo importante

10 comments
Imagen: Fanzine Pez

Después de un trimestre intenso, emocionante, llega la hora de hacer balance. Cada vez tiendo más a lo esquelético, a lo esencial. Cada vez me alejo más de lo barroco, del ornamento, de lo accesorio. 
Esta especie de ascesis me lleva a largas meditaciones (aunque parezca que estoy echando la siesta estoy pensando) y a dudar del suelo sobre el que piso
Últimamente he llegado a la conclusión de que la expresión "sistema educativo" es una contradicción de términos. El aprendizaje es algo caótico, difícil de observar, porque el observador (el/la docente) influye en lo observado, prácticamente lo "construye", crea una ficción de aprendizaje que sella con un número en un papel.
Entre todo lo que pasa en un aula por decirlo al estilo de Juan de Mairena creo que no valoramos las cosas importantes. Al menos, intentamos obviarlas. 
Para mí, que V. haya escrito una carta preciosa en su blog, y me lo anuncie con una sonrisa, que M. por fin me mire cuando entro en clase, que L. encuentre un libro que le guste y no levante la vista de sus páginas, son cosas importantes.
Me importa que S., tras destrozar cada día todas las normas de convivencia del Reglamento del centro, explote y llore como un niño que es, porque, según me cuenta, tiene muchos problemas en casa y no sabe lidiar con lo que le viene encima. Le doy mucho valor a una sonrisa por el pasillo, a una mano que se aferra amistosa a mi brazo y me acompaña obstinada. Quizá esos detalles no llaman mucho la atención, ni merecen tuits con miles de retuits, pero a mí me dicen quién soy, cuál es mi labor.
Al final del trimestre he pedido una valoración del trabajo a mi alumnado, y han escrito cosas que me hacen sentirme tremendamente satisfecho, porque creo que la gran mayoría ha captado sin problema qué es lo verdaderamente importante.

10 comentarios:

  1. Pero si es muy sencillo. Ya dijo el propio Juan de Mairena que la docencia solo consiste en dos palabras: amor y provocación. Pues ya está, veis qué fácil? Y además es un amor correspondido, porque no me digas que un "quillo, maestro, ¿me puedo quedar en tu clase?" no le alegra el día a cualquiera..
    Seguro que a Wert no le han dicho nunca cosas así, y por eso anda el hombre tan asustado y confundido.
    Gracias por contarlo bonito, "iyo" :-)
    D.

    ResponderEliminar
  2. Qué balsámico este post tuyo sobre lo importante. Algunos, a veces, imbuidos de presiones y objetivos que se alejan de la realidad, perdemos el sentido de lo verdaderamente importante y necesitamos las palabras de un alumno, un padre u otro profesor que comparte una reflexión como la tuya, para que nos devuelvan el sentido común y nos permitan valorar lo que de verdad importa.
    Gracias por hacernos ver más allá de lo "académico".

    ResponderEliminar
  3. Un trimestre intenso para los padres también.
    Alguna que otra rabieta y algún que otro rifirrafe hemos tenido que lidiar.
    Felicidades, estás consiguiendo que nuestros hijos se conozcan un poco más buscando en su interior la realidad.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Después de unos días malos, siempre vendrán otros buenos... ¡Feliz 2013, profe!

    ResponderEliminar
  5. Un artículo muy hermoso.
    Creo que aunque la mayoría se obstine (nos obstinemos) en maximizar la importancia de los contenidos, de la distribución de contenidos por unidades, de la temporización de los contenidos, de la evaluación..., en el fondo reconocemos cuáles son las cosas importantes: casi ninguna está recogida en los currículos oficiales pero todas son parte central del aprendizaje y, en definitiva, de la vida.

    ResponderEliminar
  6. Estas reflexiones son auténticos pinchazos de adrenalina en la conciencia maltratada de los docentes actuales. Cuando la administración nos abandona a nuestra suerte, cuando las familias tienen bastante con sobrevivir a sus propias realidades entre las que no se encuentra el futuro de sus hijos, cuando los propios compañeros y alumnos se encierran en una burbuja de indiferencia y pasividad, solo una mirada, un gesto una mínima sonrisa nos convencen de que todo el esfuerzo tiene sentido.
    Gracias por estar ahí para recordarlo con tus mejores palabras. Un saludo y feliz año.

    ResponderEliminar
  7. Me encanta lo que cuentas y como lo haces.
    Acabé cansada de una absurda junta de evaluación para criaturas de seis años llena de sandeces y leer tu post me ha hecho sentirme bien.
    También yo pregunté a mis niñas y niños de seis años que es lo que habían aprendido en en este trimestre y me dijeron cosas como:
    A escribir, a leer, a ordenar la biblioteca, a sacar punta, a trabajar con los compañeros, a estar en silencio, los números, las sumas y hay quien ha aprendido... "a quererse a si misma".

    ResponderEliminar
  8. Es verdad, a veces no les damos importancia a estas pequeñas-grandes cosas que cuando nos ocurren,de forma aislada, nos llenan de satisfacción, pero ahora que tú las has reflexionado,además,parecen adquirir otra dimensión más hermosa.Gracias.

    ResponderEliminar
  9. Gracias por plasmar en palabras lo que muchos sentimos. Profesores como tú ilumináis al resto y nos guiáis el camino a seguir.

    Enhorabuena y espero que 2013 te siga acercando a tus alumnos y tanto tú como ellos sigáis viendo lo importante.

    ResponderEliminar

Con la tecnología de Blogger.