Realismo visceral

7 comments
He sido cordialmente invitado a formar parte del realismo visceral. Por supuesto, he aceptado. No hubo ceremonia de iniciación. Mejor así. 

No sé muy bien en qué consiste el realismo visceral.
Roberto Bolaño, Los detectives salvajes


A veces, cuando me veo ante un grave problema de convivencia en el instituto, intento reducirlo a una frase, como si fuera el tema de un texto. Después analizo la frase sintácticamente y la clasifico según la intención del hablante y según la naturaleza del predicado.
Sin embargo, no consigo influir en la realidad con estos procedimientos. No consigo arreglar el problema.
Tampoco consigo convencer a mis alumnos de que si usan correctamente los complementos verbales todo irá bien. Claro que, para intentar ayudarles, les pido un análisis morfológico de unas cuantas frases muy bien construidas.
Lo más chocante es que hay algunos que, a pesar de suspender mis exámenes y no saber distinguir una pasiva refleja de una impersonal, están siempre contentos y no sufren por esta carencia. Además, se desenvuelven muy bien en su vida.
El otro día intenté convencer a una alumna de que el problema económico mundial se basa en malentendidos semánticos. Imbuirse de las teorías generativistas lo arreglaría todo, sin duda. Ella me habló de valores, de compromiso, pero obviamente se equivoca, porque eso no está en el temario, no viene en el libro.
Aplico en mi vida todo lo que aprendí en la escuela,  pero no funciona. No dejo de repasar los contenidos y de hacer ejercicios. Podría aprobar cualquier examen, sin embargo no consigo lo que quiero. No lo entiendo.
A veces me pregunto si no me deberían haber enseñado otras cosas.
Me siento como el poeta García Madero, que aceptó unirse al real visceralismo sin saber en qué consistía.

Creo que yo tampoco sé muy bien qué significa ser docente.



7 comentarios:

  1. Genial, como siempre, Aitor. Un lujo poder leerte con y sin ironía...

    ResponderEliminar
  2. Gracias, José Luis, por leerme y por comentar.

    ResponderEliminar
  3. Totalmente de acuerdo! Vivimos en una realidad y enseñamos en otra...nuestra escuela está caduca y obsoleta, pero no hay visos de cambio a corto plazo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las críticas llegaron a su punto máximo con la crisis económica de los setenta, la crisis sacó a la luz el problema del desempleo y se cuestionó la eficacia de las titulaciones universitarias para encontrar empleo.
      Si las escuelas han quedado obsoletas y son ineficaces la solución no es reformarlas sino su sustitución, buscando alternativas fuera de la institución escolar.
      Otro factor fue el desarrollo tecnológico de los medios audiovisuales y la tecnología de la información y los medios de comunicación, pues se pensaba iban a poder transformar el entramado escolar, eliminando los muros de la escuela y ofreciendo alternativas fuera de ella, en el propio hogar.
      Se plantea una reestructuración global de la educación, surgiendo el "Aprender a ser" la idea innovadora de extender la educación en el tiempo y en el espacio “ciudad educativa”.

      Eliminar
  4. Me cuesta entenderte, no sé si lo que escribes es realidad o ficción, pero si intentas hacer un análisis morfológico de un problema de convivencia, creo que no es el camino adecuado, pienso que escribes con ironía y no es eso lo que quieres decir.
    Para intervenir o mediar en un problema de convivencia hay que acercarse al alumno o alumna y hablarle, en tono coloquial, intentando acercarse a su terreno, explicar bien la norma y hacerla cumplir. A mí siempre me ha ido bien "echar el brazo por el hombro" tocar al que está en estado de ira, desviarle la atención y tranquilizarlo, después podremos razonar, pero siempre desde el acercamiento e intentando empatizar con sus emociones. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que el tuit que viene al final te puede dar una idea de lo que he querido decir.
      Saludos :)

      Eliminar
  5. Formidable, Aitor!! Enhorabuena! Y sigue así, por favor!!

    ResponderEliminar

Con la tecnología de Blogger.